investigación social, de mercado y opinión logo
Teléfono
91 206 10 00
Correo electrónico
inf@simplelogica.com

siguenos en Facebook   siguenos en Linkedin   Siguenos en Twitter
  english version    VOLVER INICIO
 
Volver Portada Índices de opinión pública
Ahorro y jubilación

 

•  Más de nueve de cada diez adultos no jubilados (91%) siguen considerando necesario ahorrar para la jubilación, aunque sólo el 23% lo está haciendo.

•  Son mayoría (54,3%) quienes siguen pensando que su nivel de vida económico empeorará tras la jubilación, en tanto que el 24,6% señala que se mantendrá y sólo el 13,8% que mejorará.

•  Entre los jubilados, prácticamente 6 de cada 10 afirman que ahorraron privadamente como previsión del futuro. Entre ellos, el 37,1% está satisfecho con los resultados mientras que el 22,2% considera que no ahorró lo suficiente.

•  Casi la mitad de los jubilados (47,7%) destacan que su situación económica ha empeorado tras la jubilación y el 40,4% señalan que se ha mantenido más o menos. Tan sólo el 8,5% afirman que su nivel económico ha mejorado.

Nueve de cada diez españoles mayores de 18 años y que todavía no se han jubilado siguen considerando necesario ahorrar para la jubilación, de acuerdo con los datos del sondeo del servicio de Índices de opinión pública (IOP) de Simple Lógica.

Tan sólo el 5,9% de los ciudadanos adultos que todavía no se han jubilado no consideran necesario ahorrar para la jubilación y ni lo están haciendo ahora ni lo piensan hacer en el futuro. Percepción que ha aumentado levemente con respecto al 2014.

Gráfico 1: Postura en relación al ahorro y jubilación
Tabla 1: Postura en relación al ahorro y jubilación (Según sexo, edad y nivel de estudios)

Frente a este colectivo minoritario, la gran mayoría, el 91% -porcentaje ligeramente inferior al obtenido en 2014 (92,3%)-, sí considera necesario ahorrar para la jubilación. Dentro de este colectivo, no obstante, se siguen diferenciando claramente tres grupos en relación a su comportamiento respecto al ahorro: los más numerosos son los que piensan ahorrar en el futuro (35%), los que no lo están haciendo (33%) y los que lo están haciendo, que representan algo más de uno de cada cinco (23%). Los datos obtenidos son muy similares a los registrados para el 2014, habiendo cambiado muy poco la percepción del ahorro y jubilación de los españoles.

Esos distintos comportamientos y actitudes con respecto al ahorro varían también en función de la edad o del nivel de estudios que tienen.

La proporción de quienes reconociendo la necesidad de ahorrar para la jubilación no lo están haciendo es significativamente superior entre los entrevistados de 45 a 54 años (42,1%) y quienes tienen estudios primarios (40%) y secundarios (33,2%).

Por su parte, el porcentaje de quienes manifiestan estar ahorrando para la jubilación es significativamente superior entre los hombres (27,2%), quienes tienen de 55 a 64 años encontrándose más próximos a ella (36%) y los que tienen estudios universitarios (31,5%).

En tercer lugar, los que aplazan la decisión de ahorrar para el futuro se encuentran especialmente entre los más jóvenes, los que tienen entre 16 a 34 años (< 59%).

La disposición al ahorro para la jubilación también puede estar relacionada con las expectativas que, para ese momento de la vida, puedan existir entre los ciudadanos y con esa intención se les ha preguntado en la encuesta de Simple Lógica acerca de cuál creen que será su nivel económico de vida al llegar a ese momento.

La mayoría de los ciudadanos mayores de 18 años y que todavía no se han jubilado siguen pensando que tras la jubilación su nivel económico de vida empeorará con respecto al que tenían en los años en que trabajaban.

Algo menos de seis de cada diez ciudadanos adultos no jubilados (54,3%) consideran que su nivel de vida económico empeorará tras la jubilación con respecto a los años en que trabajaba. Esta percepción ha descendido ligeramente con respecto al año 2014 (57,2%), mientras que la proporción de quienes consideran que mantendrán más o menos el mismo nivel de vida que tenían cuando trabajaban (24,6%) ha experimentado un leve incremento. Por otro lado, sólo algo más de uno de cada diez (13,8%) sigue pensando que mejorarán su nivel de vida económico.

Gráfico 2: Postura en relación al ahorro y jubilación
Tabla 2: Postura en relación al ahorro y jubilación (Según sexo, edad y nivel de estudios)

Las expectativas de empeoramiento del nivel de vida parecen especialmente asociadas al nivel de estudios y, en menor medida, a la edad.

Efectivamente, el porcentaje de quienes prevén que su nivel de vida económico empeore tras la jubilación es significativamente más elevado entre quienes tienen estudios universitarios (62,2%), en tanto que es significativamente inferior entre quienes tienen estudios primarios o inferiores (48,4%). Atendiendo a la edad, se observa que el porcentaje de quienes prevén un empeoramiento de su situación económica en la jubilación es notablemente superior entre quienes se encuentran en la cohorte de edad comprendida entre 35 a 44 años (58,9%), 45 a 54 años (56,6%) o 55 a 64 años (62,3%), mientras que es significativamente inferior entre los más jóvenes (< 47,5%).

Por su parte, la proporción de quienes son más optimistas, quienes piensan que su nivel de vida económico mejorará tras la jubilación es superior entre quienes tienen de 16 a 34 años (21% aproximadamente) y los entrevistados con un nivel educativo de estudios primarios (18%) o secundarios (15,5%).

En cuanto a la proporción de quienes consideran que mantendrán su nivel de vida es significativamente superior entre quienes tienen una edad comprendida de entre 45 a 54 años (30%) con respecto a la que se registra entre quienes tienen 35 a 44 años (18,5%).

En conjunto, se sigue apreciando que la generalizada percepción de la necesidad de ahorrar para la jubilación coincide con una mayoritaria previsión de que cuando llegue ésta emporará el nivel de vida económico. A pesar de ello, un 36% de quienes consideran que su nivel de vida empeorará señalan que es necesario ahorrar para la jubilación aunque no lo están haciendo.

Esta percepción de las expectativas del ahorro y el nivel económico tras la jubilación las podemos contrastar con quienes ya están jubilados, observando cuál fue su actitud ante el ahorro para el futuro cuando todavía estaban trabajando y cuál es su situación económica actual tras haberse jubilado.

Representan casi 6 de cada 10 jubilados quienes ahorraron privadamente como previsión para el futuro durante los años en que los que trabajaron.

Podemos distinguir tres grupos en relación a cómo se comportaron ante el ahorro: quienes ahorraron privadamente; quienes, a pesar de saber que debían ahorrar, no lo hicieron; y quienes no se arrepienten de no haber ahorrado para su jubilación. Entre los que sí ahorraron para su futuro, el 37,1% está satisfecho con los resultados mientras que el 22,2% considera que no ahorró lo suficiente para su jubilación. Por otro lado, entre quienes sabían que debían ahorrar para el futuro, el 24,6% no lo hizo por falta de recursos mientras que el 3,9% decidió no hacerlo por motivos propios. Por último, tan sólo el 8,5% de los jubilados no ahorraron de forma privada para su jubilación y no se arrepienten de ello.

Gráfico 3: Nivel económico de vida tras su jubilación
Tabla 3: Actuación de los jubilados con respecto al ahorro (Según sexo, edad y nivel de estudios)

Las expectativas que tenían los jubilados de ahorrar privadamente para el futuro parecen estar especialmente vinculadas al nivel de estudios y al género de los entrevistados y, en menor medida, a la edad. En efecto, el porcentaje de quienes sabían que debían ahorrar pero no lo hicieron por falta de recursos es significativamente superior entre las mujeres (30,5%) y entre los que tienen estudios primarios o inferiores (34,6%), en tanto que es significativamente inferior entre quienes son hombres (17,9%) y entre quienes tienen estudios secundarios (16,7%) y, sobre todo, entre quienes tienen un nivel educativo superior (9,3%).

Asimismo, son los jubilados que tienen estudios universitarios y secundarios los que en mayor medida ahorraron de forma privada para la jubilación y están satisfechos con los resultados de su decisión (49,9% y 45,2%, respectivamente), porcentajes significativamente superiores al registrado entre quienes tienen estudios primarios o inferiores (28,9%).

Si atendemos a la edad, se observa que el porcentaje de quienes están satisfechos de haber ahorrado de forma privada es significativamente superior entre quienes son mayores de 65 años (41,8%) con respecto a quienes son menores de 65 años (23,5%). Son estos últimos los que afirman con un porcentaje significativamente superior (37%) que no ahorraron lo suficiente para la jubilación.

Hay que destacar que la previsión del ahorro para la jubilación que tuvieron los hoy ya jubilados puede estar relacionada con las expectativas de la situación económica que en su día consideraron que iba a atravesar el país. De este modo, para contrastar cómo la decisión de haber ahorrado privadamente puede estar relacionada con su nivel de vida tras la jubilación se les ha preguntado acerca de cuál es su situación económica tras la jubilación.

Casi la mitad de los jubilados han afirmado que, tras la jubilación, su nivel económico ha empeorado con respecto a los años en los que trabajaba, según los resultados de la encueta del IOP de Simple Lógica.

Sólo un 8,5% de los jubilados encuestados afirma que su situación económica ha mejorado con respecto a los años durante los que trabajaba.

Gráfico 4: Nivel económico de vida tras su jubilación
Tabla 4: Nivel económico de vida tras su jubilación (Según sexo, edad y nivel de estudios)

Por el contrario, algo menos de 5 de cada 10 jubilados (47,7%) considera que su nivel de vida ha empeorado con respecto a los años en los que trabajaba, mientras que cuatro de cada diez (40,4%) afirma que su situación económica se ha mantenido más o menos.

Estas distintas situaciones económicas de la población jubilada varían ligeramente también en función de la edad, el género o del nivel de estudios que tienen.

La proporción de jubilados que afirman que su nivel de vida ha empeorado es significativamente superior entre quienes tienen menos de 65 años (62,5%) con respecto aquellos que son mayores de 65 (42,7%). Estos últimos, por el contrario, alegan en mayor medida que su nivel económico es el mismo más o menos (44,6%).

En cuando al nivel educativo de los jubilados, son quienes tienen estudios primarios los que argumentan con un porcentaje ligeramente superior (48,1%) que su situación económica ha empeorado con respecto a los años en los que trabajaba. Mientras que los que tienen un título universitario afirman en mayor medida que su nivel de vida se ha mantenido (47%).

Finalmente, si atendemos al género, son los hombres los que han señalado con un porcentaje levemente superior (53,2%) que su nivel económico ha empeorado tras la jubilación.

Se observa así que el nivel económico actual coincide en gran parte con el comportamiento que adoptaron los jubilados en su día con respecto al ahorro. La proporción de que quienes señalaron en mayor medida que han sufrido un empeoramiento económico es significativamente superior entre quienes consideran que ahorraron insuficientemente (68,8%).

En conjunto, se aprecia que la generalizada percepción de que cuando llegue la jubilación empeorará su nivel económico coincide efectivamente con el deterioro del nivel de vida de los ya jubilados. No obstante, también es relevante señalar que el ahorrar privadamente no está asociado con un amento de la calidad de vida sino que a lo sumo lo está con el mantenimiento de un nivel económico relativamente similar al que tenían cuando trabajaban.

 

 

Ficha técnica

 

ver todos los índices        subir

Mayo | 2017

Índices de Opinión Pública (IOP)
indice@simplelogica.com

Una iniciativa puesta en marcha por la propia empresa como instrumento de seguimiento de la Opinión Pública española en relación a los temas y acontecimientos en que esta se centra en cada momento.

El servicio es complemento y prolongación de la actividad ordinaria de SIMPLE LÓGICA en el terreno de la Investigación Social y los Estudios de Mercado y forma parte de los trabajos de investigación que realiza en la propia área de Opinión Pública.

SIMPLE LÓGICA desarrolla todas sus actividades de consultoría, interpretación, análisis y recogida de datos, siguiendo criterios rigurosos de calidad, cuenta con la certificación de calidad conforme a la norma UNE-EN -ISO 9001, es miembro de AEDEMO y ESOMAR y está acogida al código deontológico ICC/ESOMAR de Marketing e Investigación Social.

 

   © Simple Lógica 2016
Plaza Sta. Mª Soledad Torres Acosta, 2, 4º C. 28004. Madrid

Tel. (34) 91 206 10 00          Fax (34) 91 206 10 01
inf@simplelogica.com